Página principal  |  Contacto  

Correo electrónico:

Contraseña:

Registrarse ahora!

¿Has olvidado tu contraseña?

La Verdad de Dios y no el Hombre
 
Novedades
  Únete ahora
  Panel de mensajes 
  Galería de imágenes 
 Archivos y documentos 
 Encuestas y Test 
  Lista de Participantes
 
 
  Herramientas
 
General: La Alegria del Corazón Hermosea el Rostro.
Elegir otro panel de mensajes
Tema anterior  Tema siguiente
Respuesta  Mensaje 1 de 1 en el tema 
De: Gelycaz  (Mensaje original) Enviado: 31/03/2012 18:38

 


El corazón alegre hermosea el rostro
(Proverbios 15:13)

La alegría es una de las razones por las que vale la pena vivir. Sentirla es reconfortante y agradable. El cuerpo se relaja, la mente se abre y el alma se refresca.

Es impresionante cómo los momentos de alegría nos llenan y nos hacen sentir que ha valido la pena cualquier sufrimiento o sacrificio que nos ha traído hasta estos instantes.

La Biblia dice en el libro de Proverbios que el corazón alegre hermosea el rostro. Nuestro semblante cambia y nos vemos mejores y más atractivos que nunca. A todos nos gusta estar alrededor de gente alegre. La alegría es una emoción que se contagia y hace que las personas disfruten de nuestra compañía.

Pero también es cierto que los momentos de tristeza también están en nuestro camino y a veces parecen ser más abundantes.

Quiero hablarte de los destructores de la alegría. Si bien es cierto que la tristeza es parte de la vida y que hay un tiempo para todo, hay cosas que pueden destruir la alegría y hacernos perder la paz borrando la sonrisa de nuestro rostro.

El primer destructor de la alegría es el perfeccionismo.

Querer alcanzar la excelencia en todo lo que hacemos está muy bien. Pero esto es muy diferente a sentirnos continuamente inconformes con nosotros mismos y con los demás. El perfeccionismo puede destruir la alegría, llenar nuestro corazón de quejas, alejar a la gente de nuestro alrededor y amargarnos lentamente haciéndonos incapaces de experimentar la felicidad.

Otro destructor de la alegría es la preocupación:
Es necesario que aprendamos a pasar un ¨switch¨ en nuestra cabeza. Cuando los problemas nos agobian y no tenemos la solución a la mano, no podemos estancarnos en ellos y dejar que nos pasen por un lado momentos en los que pudiéramos relajarnos y salir de la rutina.

Si dejas que tus problemas te consuman, nunca podrás disfrutar de la alegría que nos traen las cosas buenas de la vida, porque una cosa es cierta: problemas vamos a tener todo el tiempo y si no aprendemos a entender que todo tiene solución y que Dios puede tener el control de todas las cosas si se lo permitimos, estaremos siempre con una actitud negativa y será imposible disfrutar. Nunca seremos capaces de ver las cosas positivas que nos rodean ni mucho menos sentir a plenitud los beneficios de la alegría.

Es posible aprender a concentrarnos en una cosa a la vez. Dios dice en su palabra que dejemos nuestras cargas a él, que muchas son las aflicciones que nos esperan pero debemos confiar en quien las ha vencido.

Alégrate, deja que tu corazón se llene de la paz que sólo Dios puede darte y vive cada momento lindo que se te presente a todo dar.

Habla con Dios, cuéntale tus problemas y pídele que se haga cargo. Así, disfrutarás y te recrearás en las cosas buenas que te sucedan y vencerás los destructores que quieren acabar con tu alegría.

No permitas que los momentos más especiales de la vida se te escapen de las manos. La vida es corta y el tiempo pasa muy rápido. Atesora en tu corazón los momentos de alegría y no le pongas límite a tu corazón para sentir el gozo y felicidad que Dios quiere para ti.






Primer  Anterior  Sin respuesta  Siguiente   .ltimo  
Anuncios:

 

©2014 - Gabito Grupos - Todos los derechos reservados